Varios

Volver al listado.Ver los comentarios.
El lado oscuro de Pavlov
Lo que desconocemos de sus experimentos.
imagen

Fuente: Wikipedia.org y elmundo.es 

Iván Petróvich Pávlov, fisiólogo ruso (1849-1936), fue conocido sobre todo por formular la ley del reflejo condicional, después de que su ayudante E.B. Twimyer observara que la salivación de los perros que utilizaban en sus experimentos se producía ante la presencia de comida o de los propios experimentadores, y luego determinó que podía ser resultado de una actividad psícológica. Este descubrimiento dió lugar a lo que posteriormente se conoció como "el conductismo". Obtuvo el premio Nóbel de Medicina en 1904.

 

Lo que desconocemos

Pero lo que conocemos menos de este eminente científico es de qué medios se valió y en qué consistieron exactamente esos experimentos realizados con los perros que utilizó. Concretamente, en el experimento que realizó para formular dicha teoría, encerraba a un perro una habitación, inmovilizado con un rudimentario arnés, totalmente aislado, le hacía un agujero en la qujada y le introducía una cánula, para comprobar la cantidad de saliba que producía el animal durante el estudio.

En este sentido, el profesor 1Jeffrey Masson afirma que Iván Pávlov recibió el premio Nóbel por torturar a perros y provocarles demencia artificial, lo que el famoso científico ruso llamaba “inducción a la neurosis experimental”. Según Masson, Pavlov no comprendía lo que les pasaba a los perros y les culpaba de sentir dolor.  Además, este autor cita en su libro "el mundo emocional del perro" la descripción que el propio Pávlov hace sobre una perra que camina aterrada por el pasillo del laboratorio, con el rabo entre las patas, huye cuando algún miembro del laboratorio intenta acariciarla y se comporta con ellos como si le hubieran hecho un daño irreparable y fueran sus peores enemigos.

 

La hija de Pávlov

Por otra parte, según publica elmundo.es (EFE), la hija de Pavlov, Valentina Yermakova declaró al diario "Moskovski Komsomolets" que de su infancia recuerda los numerosos perros que vivieron en el Instituto de Medicina Experimental y las confusas explicaciones que le daban los adultos cuando esos animales desaparecían.

Cuando se hizo mayor, se madre le contó los crueles experimentos que hacía su padre con los perros en su laboratorio y, desde entonces, Valentina se dedicó en San Petersburgo a recoger y curar perros abandonados, enfermos y heridos.

1El mundo emocional del perro. Jeffrey Masson. Pág. 215. Ateles editores.

Leer más: https://es.wikipedia.org/wiki/Iv%C3%A1n_P%C3%A1vlov

http://www.elmundo.es/elmundo/2005/12/26/sociedad/1135615507.html#ld

10/06/2013
imagen
imagen

Comentarios : Escribe un comentario.
 
No hay todavía comentarios.
 

Comentar esta historia:
Nombre:
Email:
Comentario:
Introduzca el código: